El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Científicos en EEUU descubren técnica para transformar plásticos desechados en combustible
Científicos en EEUU descubren técnica para transformar plásticos desechados en combustible

El desecho de plásticos es ingente a escala mundial y la contaminación generada por el vertido de millones de toneladas de esos materiales amenaza severamente los ecosistemas. La vida marina, por ejemplo, se encuentra en grave riesgo y, en tierra, la polución de los plásticos sepultados en enormes fosas persistirá por miles y miles de años. Microplásticos en las aguas también durarán literalmente milenios contaminándolas.

Ante ello, opciones innovadoras son necesarias. Y un ejemplo singular es el descubrimiento realizado por científicos de la Universidad de Purdue, en Indiana, que abre la puerta a la transformación del polipropileno –un plástico utilizado a enorme escala industrial– en un combustible del tipo de la gasolina o el diesel, de acuerdo al portal Motherboard.

Millones de toneladas de plástico son desechadas cada año. Contaminan la tierra y los océanos a enorme escala. (Getty Images)

El polipropileno es ampliamente usado en empaques plásticos de alimentos y otros productos de consumo masivo.

La técnica que permite ese aprovechamiento de material de desecho, divulgada en la publicación Sustainable Chemistry and Engineering, permite transformar polipropileno proveniente de productos plásticos en un líquido capaz de ser usado como componente de combustible para automóviles. Linda Wang, una de las científicas participantes, explicó que al añadir polipropileno a agua sometida a muy altas temperaturas y presiones –conocida como agua supercrítica, que tiene propiedades de gas y líquido a la vez– el plástico se transforma en un aceite, en un proceso que puede durar incluso menos de una hora en ciertas condiciones.

Ese aceite tiene propiedades, se afirma, similares a los de la gasolina y el diesel y por ello tiene potencial para ser usado como combustible en vehículos de combustión interna. Y dado que según los investigadores cerca del 90% del polipropileno desechado puede ser transformado en combustible con esa técnica, su aplicación a gran escala podría ser un gran alivio al problema de la contaminación por plásticos que agobia crecientemente los ecosistemas.

Además, tiene un sentido económico pues añade valor a un producto, los plásticos, que son desechados masivamente (solo un porcentaje reducido es reciclado) y acaban dañando a los ecosistemas de modo considerable. Por ello, encontrar usos a los plásticos desechados, se comenta en Motherboard, sería una opción que ofrece ventajas en términos ambientales pero también un incentivo económico, pues el aprovechamiento del aceite resultante para su uso como combustible motivaría a la industria a acometer con mayor intensidad el reciclaje de plásticos.

La técnica desarrollada por Wang y su equipo puede además transformar el plástico en otros productos de valor en la industria. Y aunque aún es incierto lo que se requiere, en inversión y tiempo, para aplicar ese descubrimiento a gran escala, es ciertamente una aportación auspiciosa para enfrentar el ingente problema de la contaminación de plásticos y sus devastadores efectos en el medioambiente.

En contrapartida, hay quien señalaría que añadir una nueva fuente de combustibles provenientes de hidrocarburos en cierto modo retrasaría una transición hacia energías y tecnologías distintas, por ejemplo, los automóviles eléctricos, pues así se trate de un combustible limpio, el aceite producido a base de plásticos generaría, al ser utilizado en los motores de combustión interna, nuevas emisiones.

Con todo, el incentivo para reducir el desecho de plásticos resulta sugerente, por lo que en el balance mayor son opciones que conviene considerar y sopesar.

Mitigar y frenar el deterioro del medioambiente en sus diferentes aristas y componentes es una misión imperativa para la humanidad.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

COMENTARIOS